La sonrisa de Maribel – Rehabilitación inferior

¡¡Que no cunda el pánico!! Ya estoy por aquí para terminar de contarte todo todísimo de la parte final de «La sonrisa de Maribel». Hoy te cuento la parte inferior y prometo no enrollarme mucho e ir al grano.

En esta parte en mi opinión hay mucha chicha y mucha explicación que es más lógica que científica. Sí, se supone que todo lo lógico es, en cierta medida científico pero lo que quiero decir es que, en los «problemillas» que hubo, las soluciones no fueron de esas científicas en las que interviene la casa comercial con sus ingenieros y sus médicos especialistas, sino que nos sentamos los que íbamos a formar parte del trabajo y pusimos las ideas que nos preocupaban sobre la mesa.

Lo primero, os cuento como empezamos: Maribel tiene una clase 2 con sobremordida y además es bruxista, esto le ocasionó muchísimo desgaste en el sector antero-inferior y por lo tanto quería rehabilitarlo todo. Pero subirle la dimensión vertical y restaurar todo de golpe con la prótesis definitiva es algo que nos preocupaba. Lógicamente porque podíamos provocar un problema grave en la ATM (Articulación Temporo Mandibular) entre el Cóndilo y Maxilar. Y… ¿Cómo pensamos solucionarle esto?

En lo que nos centramos desde el principio tal y como hicimos en el superior, fue en el modelado de toda la arcada. Modelamos los posteriores aumentando la dimensión vertical en 2mm y decidimos exponerlo en comité al equipo, sobretodo para que Maribel comprobara la estética que ella estaba buscando y que el resto valoraramos si podíamos restaurarlo como prótesis definitiva.

Llegamos a la conclusión de que no podíamos rehabilitar todo de golpe. Optamos por probar (ya sabéis que nos gusta probar las cosas nuevas con “nosotros mismos”) con un “experimento”.

Consistió en hacer un mock-up del encerado para que Maribel lo llevara puesto durante un tiempo de forma provisional. Este mock-up aunque es un provisional de una prótesis fija debería ser removible. La idea es que Maribel se lo pueda quitar y poner para que la articulación se acostumbre a su nueva altura poco a poco y por lo tanto evitar que sufra alguna anomalía mayor.

Ahora bien ¿Qué pasa con la resistencia de los materiales? ¿Un simple acrílico aguantará el quitar y poner este provisional? ¿Sería mejor hacerlo en acetato como las férulas? O incluso ¿sería mejor hacerlo en Poliamida (PMMA) de un bloque fresado? Pues bien, nosotros que no somos de quedarnos con la duda sometimos el “provi” a juicio, haciéndolo en todos lo materiales.

  1. Erkodur tiene planchas de 1,5mm de los colores A1 y A2 de la guía VITA. Hacemos un duplicado del modelo maestro y termoformamos una de las planchas encima. Después lo montamos en un articulador y elevamos los 2 mm de la dimensión vertical. Sobre esta plancha de acetato “modelamos” con acrílico para provisionales y con fresas de carburo tungsteno un provisional lo más fiel al modelado que hicimos en cera. (Para ayudarnos, nosotros echamos frentes de silicona al modelado). Este es el material más elástico que podremos encontrar en el mercado para este cometido y por ello más resistente a la flexión, que no a la abrasión. Otro inconveniente que hemos visto, es que no es el más estético de todos.
  2. La segunda opción en materiales fue cargar el modelo directamente con frentes de silicona en acrílico para provisionales. Para darle una mayor resistencia podríamos hacerlo como provisionales enmuflados pero tampoco estamos buscando este tipo de resistencia, sino más bien, que soporte la flexión de estar poniéndolo y quitándolo a diario.
  3. La tercera opción es la mas “moderna” por llamarlo de alguna manera, sería escanear el modelado y prototiparlo en un provisional de poliamida (PMMA). Esta es la opción más resistente de todas, pues es la que usamos para hacer los provisionales sobreimplantes, ahora bien, como he comentado en el caso anterior, el problema de resistencia que nos preocupa es el de flexión y no el de abrasión o presión.

En fin, Maribel estuvo llevando los mock-up varios días cada uno. Al final aunque lo que queríamos era que su ATM se acostumbrar a la nueva altura de los dientes ya que estábamos en este proceso era ideal que nos contase su experiencia con cada uno de los provisionales. Según su criterio de paciente con conocimientos de odontología se encontraba cómoda con todos, pero el convencional hecho con acrílico, al final resultaba el más cómodo de poner y quitar.

Una vez que la teníamos bajo vigilancia de que se pusiera a diario los just-smile (que es como los hemos bautizado) y estuviera ratos largos con él puesto durante unos meses, decidimos que ya la habíamos hecho sufrir lo suficiente y que la espera había llegado a su fín. Lo mejor de todo es que mientras esto pasaba, nosotros en el laboratorio habíamos hecho nuestra parte y la rehabilitación estaba totalmente hecha y comprobada.

Os pongo unas fotos del proceso de fabricación que no tiene mayor complejidad. Como os dije en el post anterior, estas restauraciones habíamos decidido hacerlas en IPS E-Max Press o disilicato de litio inyectado. Básicamente, el proceso de fabricación funciona como una inyectora normal y corriente o, para los que nunca habéis inyectado, es como colar de cera a metal pero en esta ocasión de cera a cerámica.

La elección de la gama se hace en función del color elegido y de la translucidez que queremos conseguir. Al igual que os explicaba en post anteriores, existe de cada guía completa de colores VITA, tres gamas de tipos de translucidez: HT, LT y MT (alta, baja y media translucidez). Elegiremos la gama en función del color de fondo y, en este caso, como queríamos conseguir un color muy claro, optamos por un LT (baja translucidez) que taparía el color oscuro que tenía Maribel en un diente natural. El color que elegimos es el mismo que en el superior, el A1.

Lo genial del caso es que, como habíamos hecho el modelado previamente, solo nos hizo falta ponerle los bebederos y ¡¡meterlo a inyectar!! Super fácil… Qué bien cuando salen las cosas así, a la primera. Os dejo fotos del desarrollo que creo que son chulísimas y explican muy bien el proceso de fabricación.

Pues ya está todo acabadísimo y solo nos queda cementar todas estas piezas, dejar a Maribel con la boca abierta y dolorida durante 5 horas ricas ricas y no veas lo guapa que queda la mujer con su SONRISA PERFECTA.

El protocolo de cementado que hay recomendamos (y casi obligamos) os lo dejo igual que en el post anterior, es el que nos da la casa Ivoclar Vivadent. Este protocolo de cementado es muy importante porque la resistencia del material no hace nada si no tiene el cemento adecuado. Nosotros en el laboratorio cuando nos pedís disilicato de litio y no sabemos si lo habéis puesto anteriormente solemos llamar a los expertos de Ivoclar Vivadent de clínica para que os asesore sobre el Variolink Esthetic, que es lo que debéis usar para este producto (Siento ponerme pesada pero es lo que hace que tengamos garantía de producto). Os lo dejo aquí.

Espero que este proceso de rehabilitación os haya gustado y que hayáis por lo menos descubierto algún truquito que no teníais.  Os dejo fotos del resultado final y una secuencia de los cuatros procesos.

La semana que viene vuelvo con el post de despedida antes de irme de vacaciones durante agosto (en realidad seguiré escribiendo post pero no os llegarán porque como me habéis pedido que investigue sobre algunos temas, me voy a dedicar a esto durante el mes de agosto)

¡¡Un abrazo grande a todos los amates de dienting!!

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *